El Fin de los Combustibles Convencionales

Publicada en

Es cierto que desde que nacemos, lo único que tenemos seguro es que cualquier cosa se va a acabar en algún momento, ya sea para volver a otro ciclo o culminar para siempre, es este el caso de los combustibles convencionales, como el Diésel y sus derivados, que ya muchas naciones le están poniendo fechas de termino, y obviamente desde ya, implementando medidas para contrarestar su efecto cuando sea el día de...

Es así como una nueva megaurbe en Pekín funcionará solo con energías renovables, por otro lado en Noruega no se podrá comprar un auto de gasolina o diésel desde el 2025, China por su parte también se prepara para prohibir este tipo de motores, y así como estos países muchas más naciones están apostando por Energías Renovables, todas esto se ven como señales de Transición, aunque para otros son señales de Revolución. Pero todos concordamos en una misma idea, cambiar la manera de producir energía.

Pero no nos engañemos. Si esto es una transición (o revolución), estamos solo al principio. “Se necesitan décadas para hacer el cambio”. Porque la humanidad nunca ha quemado tantos combustibles fósiles como ahora. Ni nunca ha emitido tantos gases de efecto invernadero. Y las renovables apenas representan un 18% de toda la energía consumida por el hombre; gran parte de esa cuota se corresponde con la energía producida a través de las centrales hidroeléctricas y la biomasa.

En Chile, poco se ha hablado de señales a largo plazo sobre el acuerdo de Paris, el cual deja muy claro que todas las naciones deben eliminar el consumo de energías fósiles de nuestras economías. Todo esto implica un gran cambio de pensamiento, cambio que la sociedad chilena se ha visto un poco atascada, por lo cual el objetivo principal de muchas naciones como la nuestra, es mantener el aumento de temperatura por debajo de los 2ºC respecto a los niveles pre-industriales. Haciendo esto, se espera que en el 2070 existan 0 emisiones de CO2 provenientes de Combustibles fósiles. Es así como vemos que los esfuerzos del Ministerio de Energía van en la dirección correcta, a aspirar a 60% de renovables al 2035 y 70% de renovables al 2050. Sin embargo no son suficientes, ya que lo dicho en el Acuerdo de Paris, es alcanzar el 100% en el 2070. De esta forma es fácil pensar que la Comisión Nacional de Energía, debería construir un programa indicativo acorde con el mandato de Paris y el sector privado debería integrar en su plan de inversiones un fuerte desarrollo de energías renovables y una reducción de las centrales a carbón y gas. Pero esperar todo esto, más con todas las propuestas que últimamente se han escuchado de los candidatos presidenciales, bajo el cuidado del Medio Ambiente, es apostar nuevamente a qué el que llegue a ser elegido, se acuerde en algún momento de esta transición (revolución) y pase a generar medidas para un futuro 2070. Es así, que el futuro está solo en nosotros, en generar transiciones en pequeñas cosas, dentro de nuestra casa, trabajo, colegios y universidades, para cambiar nuestros hábitos de vida, y ver como cambiamos el mundo y nuestro mundo por un desarrollo más sustentable. 

 

Deja un comentario